Las escuelas legales viven su propia revolución tecnológica

Formar a las nuevas generaciones de abogados es un reto que afrontan las instituciones educativas de mayor nivel, apostando por renovar tanto su metodología como los contenidos multidisciplinares.

Tecnología y globalización. Los decanos que dirigen las grandes escuelas de derecho a nivel internacional son conscientes de que el aula tradicional es cosa del pasado y se esfuerzan en adaptar su oferta a las nuevas exigencias que impone el mercado, tanto desde el punto de vista del alumnado como de los propios bufetes que contratarán a las futuras generaciones.

La nueva realidad que se vislumbra “no es más que la punta del iceberg, ya que la facilidad de acceso a la información implicará cambios profundos e irreversibles en la práctica legal. Muchas de las cosas por las que hoy se cobra, serán gratuitas y, más importante aún, las posibilidades que ofrece la resolución de disputas online quitará de las manos de los abogados muchos asuntos”, apunta Simon Chesterman, decano de la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Singapur. En su opinión, “esto ya no es ciencia ficción: actualmente, eBay gestiona cerca de 60 millones de conflictos al año gracias a su centro de resolución de incidencias”.

Al final, la conclusión es clara: “Las escuelas de derecho necesitan reinventarse para mantenerse fieles a su propósito, que, a decir verdad, no ha cambiado en esencia a través del tiempo: formar expertos sabios que puedan defender el cumplimiento de la ley para el beneficio de la sociedad”, asegura Javier de Cendra, decano de IELaw School y copresidente, junto a Bertil Emrah Oder (Koç University de Estambul), del grupo de trabajo internacional Law Schools Global League.

“Se están recortando los puestos de trabajo para abogados en EEUU”

DANIEL RODRÍGUEZ Decano de Northwestern Pritzker School of Law (EEUU)

“El ejercicio del derecho moderno exige a los estudiantes contar con un amplio abanico de competencias en el mundo de los negocios y la tecnología. Formar alumnos para que posean este bagaje multidisciplinar y a la vez las habilidades técnicas necesarias es el mayor reto para las escuelas de derecho globales. Los avances tecnológicos y la globalización están provocando una reducción estructural en el número de puestos de trabajo disponibles para abogados en EEUU para el futuro. Estas circunstancias están creando un amplio rango de exigencias a las que tienen que responder las escuelas de derecho en Estados Unidos. Al mismo tiempo, desde los centros docentes, tenemos que mantener el nivel de formación técnico más alto, combinando tanto habilidades de negocio como tecnológicas, pero sin incrementar (e incluso reduciendo) el coste de la educación para los alumnos. Los estudiantes buscan programas que les ayuden a afrontar nuevos retos profesionales a medida que se desarrolla su carrera, pero siempre a un precio asequible”.

“En Turquía, los estudios jurídicos gozan de mucha popularidad”

BERTIL EMRAH ODER Decana de Koç University Law School (Turquía)

“La formación jurídica se enfrenta al impacto de la globalización, al aumento del nivel económico y a estructuras sociales más complejas que influyen en los problemas legales, a la rápida evolución de la tecnología y al desarrollo de habilidades para gestionar crisis. Desde las instituciones docentes, tenemos que estar atentos para dar respuesta a los cambios regulatorios y al asesoramiento en situaciones inesperadas, como por ejemplo crisis monetarias o humanitarias, además de en materia de corrupción empresarial o temas de seguridad. En Turquía, la carrera de Derecho goza de mucha popularidad entre los estudios superiores, siendo la opción preferida de los alumnos con mejores notas. Las escuelas legales están haciendo una fuerte inversión, tanto económica como intelectual. Los principales cambios que se están produciendo van enfocados a incluir la tecnología y la innovación en los sistemas de enseñanza, así como diversificar las actividades curriculares: proyectos de investigación, estudios independientes, cortes de debate, competiciones o programas certificados en prácticas de nicho”.

“Se exige más formación en las nuevas ramas del derecho”

CORIEN PRINS Decana de Tilburg University Law School (Países Bajos)

“El mayor reto para las facultades de derecho es la creciente discrepancia entre las exigencias que supone un entorno cambiante hacia un enfoque más internacional e interdisciplinario de la ley y el conservadurismo de muchas instituciones responsables de regular el acceso a la profesión legal, que siguen manteniendo una visión tradicional y dogmática del estudio del derecho local. El principal cambio que se está produciendo en las escuelas de derecho en Países Bajos responde a la creciente demanda de los alumnos, el profesorado y los bufetes de ofrecer un enfoque más internacional e interdisciplinar. La prueba es la creciente diversidad y flexibilidad en las carreras profesionales de nuestros graduados, diferentes a los puestos tradicionales en el sector legal. Los estudiantes exigen más diversidad y libertad de elección en sus estudios (lo que no siempre es bueno). Una petición recurrente es mayor presencia de nuevas ramas del derecho o, incluso, estudios más dirigidos hacia materias como los derechos humanos o asuntos de interés público, en lugar de demasiado centrados en temas corporativos”.

“Los jóvenes se sienten atraídos por otras disciplinas mejor pagadas”

AMMON LEHAVI Decano de Radzyner Law School (Israel)

“Uno de los principales desafíos de la formación legal es garantizar a los estudiantes conocimientos innovadores en disciplinas importantes, como negocios, tecnología o ciencia (pruebas forenses). Los temas legales no pueden seguir separados del resto de materias, lo que implica que la educación en derecho tiene que ser más interdisciplinar que nunca. También debemos encontrar el equilibrio entre la formación tradicional de derecho local y las oportunidades que ofrece la práctica legal global. Dada la limitación en el número de créditos lectivos, tenemos que hacer constantemente elecciones duras para diversificar el currículo. En Israel, el mayor reto para las escuelas legales es atraer a alumnos de primer nivel para estudiar Derecho. En el panorama económico actual, muchos jóvenes con talento se sienten atraídos por otras disciplinas, como ingeniería informática, tanto por el prestigio como por la creencia de que así conseguirán trabajos interesantes y bien remunerados. Por eso apostamos por los dobles grados y másteres mixtos”.

“Los alumnos ven la era preinternet como nosotros los manuscritos”

SIMON CHESTERMAN Decano de la Facultad de Derecho de NUS (Singapur)

“Las empresas necesitan bufetes que puedan asesorarlas en varias jurisdicciones y contribuyan a gestionar los riesgos legales asociados a la actividad comercial internacional. Pero la globalización también afecta a los abogados a pie de calle: un especialista en derecho de familia sería negligente si no pudiera atender a un cliente cuya familia abarque más de una nacionalidad. Incluso las pymes forman parte habitualmente de cadenas de suministro globales, por lo que también se enfrentan a temas regulatorios y potenciales disputas en múltiples jurisdicciones. Muchos profesores de derecho empezaron su carrera como investigadores cuando los libros de hojas sueltas que se podían reemplazar (para actualizarlos) eran la gran innovación. Nuestros estudiantes ven las herramientas tecnológicas preinternet del mismo modo que nosotros los manuscritos que copiaban los monjes antes de los tiempos de la imprenta.El mercado ha cambiado, como también lo han hecho las herramientas y las necesidades de los estudiantes. La forma en que los alumnos de la actual generación consumen y procesan la información es diferente. Los periodos de atención son más cortos y están más familiarizados y confían más en la tecnología e, incluso, es habitual que se sientan más cómodos interactuando con el mundo a través de medios virtuales. Sin embargo, eso no significa que tengamos que abandonar los libros o la pizarra para dar clase a través de Snapchat. Pero hay que tener en cuenta que un currículo de derecho basado en la memorización y evaluado con exámenes escritos a mano tiene cada vez menos conexión con la práctica legal. También deberíamos hacer más énfasis en enseñar a quienes se sienten más cómodos con las redes sociales a cómo interactuar en persona”.

“Las escuelas españolas necesitan adaptarse a la nueva realidad”

JAVIER DE CENDRA Decano de IELaw School (España)

“La formación legal está afectada tanto por el rápido avance de la globalización como por el de la tecnología. De hecho, prácticamente es imposible concebir situaciones que estén exclusivamente reguladas por el derecho local. Aunque estos retos tienen carácter universal, siempre hay puntos de partida diferentes según el sistema jurídico o la forma de afrontarlos. En España, las escuelas legales han tenido que enfrentarse recientemente con un cambio en la normativa que regula el acceso a la profesión de abogado. Tampoco se puede olvidar que los letrados, cada vez más, necesitan conocer las leyes desde una perspectiva global y comparada, así como estar versados en tecnología, dado el impacto que ésta tiene en la práctica legal. Responder a estos desafíos requiere de coraje, ingenio, imaginación y suficientes recursos económicos y personales. Sobre todo, exige aceptar que el paradigma esencial de esta era es una legislación global y altamente tecnificada; de lo contrario, no es posible desarrollar un currículo o innovaciones docentes para preparar a nuestros graduados para el futuro de la práctica legal. Las escuelas de derecho en España, que destacan bajo el paradigma tradicional de la enseñanza jurídica, necesitan urgentemente dar los pasos para adaptarse a esta nueva realidad.

Fuente: expansion.com